ALERGIAS

La alergia es una respuesta exagerada (reacción de hipersensibilidad) del sistema inmune, el cual identifica como nocivas ciertas sustancias inocuas, como pueden ser los pólenes de algunas plantas o los ácaros del polvo doméstico, por ejemplo.

Esta respuesta inapropiada y equivocada es perjudicial para el paciente y produce una serie de alteraciones inflamatorias de piel y mucosas, que originan diferentes síntomas y signos característicos de las enfermedades alérgicas.

En cuanto al orígen, es importante destacar que un individuo no nace alérgico; existen factores genéticos predisponentes y en función de factores ambientales desencadenantes el paciente se hace alérgico a determinadas sustancias que se conocen con el nombre de alergenos.

Tipos de alergenos

  • Inhalados o aeroalergenos: pólenes, ácaros, epitelios de animales, etc.
  • Alimentarios: proteínas de leche de vaca, huevos, frutos secos, frutas, etc.
  • Fármacos: antibióticos, antiinflamatorios, anestésicos, etc.
  • Alergenos de contacto: metales como el níquel, cromo; ciertos perfumes, etc.
  • Ocupacionales o laborales: látex, harinas, etc.
  • Venenos de insectos.

Todas estas sustancias pueden sensibilizar a un individuo genéticamente predispuesto, de modo tal que su sistema inmunológico produzca una serie de anticuerpos de tipo IgE contra dichos alergenos. Estos anticuerpos IgE se fijan a las superficies de los mastocitos (localizados en piel y mucosas) y basófilos(circulantes en el torrente sanguíneo). Cuando el individuo vuelve a tener contacto con el alergeno, éste es captado por los anticuerpos unidos a las células antes mencionadas y se induce la liberación de ciertos mediadores inflamatorios por parte de las mismas, responsables de los diferentes síntomas y signos de las enfermedades alérgicas.

Enfermedades alérgicas más frecuentes

  • Rinitis alégica: es la mas frecuente y puede ser causada por aeroalergenos y hongos; cursa con estornudos y secreción nasal acuosa.
  • Asma alérgica: es una enfermedad crónica que puede cursar con crisis asmática; produce tos y dificultad respiratoria con disnea y sibilancias.
  • Urticaria: es una enfermedad cutánea caracterizada por la aparición de ronchas y prurito como consecuencia de alergias alimentarias, medicamentosas, picaduras de insectos o parasitarias.
  • Dermatitis atópica o excema atópico: cursa con sequedad cutánea que se asocia a prurito y lesiones inflamatorias con enrojecimiento y descamación. Tiene un curso crónico y puede asociarse a otras alergias alimentarias o respiratorias.
  • Dermatitis alérgica de contacto: producida por el contacto directo de los alergenos con la piel, que pueden producir excemas de contacto.
  • Alergias alimentarias: producidas por alimentos ingeridos. Clínicamente se caracterizan por manifestaciones digestivas(nauseas, vómitos, dolor abdominal) o cutáneas (dermatitis atópica o urticaria).
  • Anafilaxia: es la mas grave de la reacciones alérgicas, con compromiso sistémico y hasta puede ocasionar la muerte.

Para el diagnóstico certero de las enfermedades alérgicas se dispone de una serie de pruebas in vivo a cargo de los alergólogos: las pruebas cutáneas y de exposición o provocación; también pruebas in vitro a nivel de laboratorio.

El dosaje de los anticuerpos de tipo IgE a nivel del laboratorio constituye una de las herramientas diagnósticas de las enfermedades alérgicas. Es posible cuantificar la IgE total y las diferentes IgE específicas frente a determinados alergenos inhalados, alimentarios, medicamentosos parasitarios u ocupacionales.

También es posible medir ciertos marcadores de activación de celulas inflamatorias, por ejemplo la triptasa mastocitaria o la proteína catiónica del eosinófilo. Estos pueden medirse en suero, esputo, lagrima, lavado bronqueoalveolar, orina e incluso en heces.

En la actualidad, el diagnóstico molecular permite realizar diagnósticos más exactos a través de la obtención del perfil real de sensibilización específico del paciente y plantear así el mejor tratamiento personalizado.