ENFERMEDADES CARDÍACAS

Cuando en nuestro organismo se produce un daño o lesión, distintos tipos de sustancias son liberadas al torrente sanguíneo desde los diferentes órganos y tejidos, como el corazón, el hígado o los propios vasos sanguíneos. Dependiendo de dónde se origine el problema y de su gravedad e intensidad, se liberan un tipo u otro de sustancias que están implicadas de forma muy directa en el desarrollo y la evolución de la lesión, es decir, son indicadores muy útiles sobre la evolución y el pronóstico de un paciente, y ayudan a identicar quién precisa un mayor seguimiento y control médico.

Los marcadores sanguíneos pueden clasicarse en tres tipos diferentes: marcadores de riesgo, marcadores clínicos o diagnósticos y marcadores pronósticos. Los marcadores sanguíneos analizados habitualmente informan, sobre todo, del daño del tejido cardíaco, el nivel o estado inamatorio de los vasos sanguíneos y la funcionalidad del ventrículo izquierdo.

Tipos de marcadores sanguíneos de riesgo cardiovascular

La gravedad de las enfermedades cardiovasculares guarda una estrecha relación con la presencia o no de muerte del tejido que constituye el miocardio o corazón, conocida como necrosis miocárdica. Por ello, los marcadores sanguíneos de daño miocárdico destacan por su importante papel en el diagnóstico y el pronóstico de estas enfermedades, y son empleados como guía terapéutica. Entre los principales marcadores de daño miocárdico se encuentran los siguientes:

  • Mioglobina
  • Creatina kinasa (CK total y su iso-enzima CK-MB)
  • Troponina T e I
  • Glutámico oxalacético transaminasa (No especíco de tejido cardíaco)
  • Lactato deshidrogenasa (No especíco de tejido cardíaco)

Marcadores sanguíneos inamatorios

  • Fibrinógeno
  • Proteína C reactiva
  • Hemoglobina glicosilada
  • Marcadores lipídicos (colesterol total, HDL, LDL)
  • Pruebas de coagulación (APP – KPTT)

Marcadores sanguíneos relacionados con la funcionalidad del ventrículo izquierdo

  • Péptido natriurético tipo B (BNP)